Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, intereses y nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.Términos y condiciones

Aceptar
  • Alimentos complementarios al pollo
    Alimentos complementarios al pollo

Hábitos saludables

Encuentra el balance para un estilo de vida saludable, equilibrando tu alimentación con actividades que le aporten positivamente a tu bienestar.

¡Conoce el resultado de una alimentación saludable!

alimentos-complementarios-interna

La alimentación saludable consiste en ingerir la cantidad de nutrientes necesarios para mantener el cuerpo sano y con energía. Una dieta adecuada contribuye a tu buena nutrición y te ayuda a prevenir enfermedades no transmisibles como las cardiovasculares, el cáncer o los accidentes cerebrovasculares.

Conocer qué cantidad de proteínas, carbohidratos, grasas, agua, vitaminas y minerales necesita tu cuerpo, es fundamental para que mantengas una buena nutrición y satisfagas las necesidades dietéticas del organismo, en especial si realizas actividades físicas de alto rendimiento.

La Doctora María Adelaida Toro, de InSoul - Medicina funcional y antienvejecimiento, considera que “la proteína es indispensable para la reparación muscular luego del ejercicio. El pollo, en especial la pechuga, tiene un contenido de proteína aproximado de 24 gramos, que aumenta a 25 gramos con la piel, además de vitaminas como la C, E y K, y minerales como calcio, hierro, magnesio, fósforo y, sobre todo, varios tipos de vitaminas del complejo B”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce la importancia de la alimentación sana y la actividad física para promover y proteger el bienestar de las personas. En 2004, lanzó el programa “Estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud", cuyos objetivos principales son:

  • Reducir los factores de riesgo de enfermedades crónicas asociados a las dietas malsanas y a la inactividad física a través de medidas de salud pública.
  • Incrementar la concienciación y los conocimientos acerca de la influencia de la dieta y de la actividad física en la salud, así como de los efectos positivos de las intervenciones preventivas.
  • Establecer, fortalecer y aplicar políticas y planes de acción mundiales, regionales y nacionales para mejorar las dietas y aumentar la actividad física que sean sostenibles e integrales, y cuenten con la participación activa de todos los sectores.
  • Seguir de cerca los datos científicos y fomentar la investigación sobre la dieta y la actividad física (https://www.who.int/dietphysicalactivity/goals/es/).

Con esto en mente, es importante que tengas presente que realizar una actividad física, demanda una alimentación adecuada que le ayude a recuperar a tu cuerpo los nutrientes perdidos durante el ejercicio.

En palabras de la Doctora Toro, una persona que realiza actividad física debe tener una dieta “alta en proteína. Una porción de pechuga cuenta con 145 calorías y su beneficio es enorme para la salud”; además, la ingesta de proteínas se debe complementar con “carbohidratos, verduras y diversas plantas comestibles, grasas saludables, aceite prensado en frío, mantequilla o ghee, frutos secos, aguacate, aceitunas y semillas”.